sábado, 22 de agosto de 2009

the happiest days of our lives

the happiest days by José Badás
the happiest days, a photo by José Badás on Flickr.

Aquí, junto con la siguiente canción, Pink comienza a poner otro ladrillo más en el muro. En este caso se trata de la educación recibida en el colegio; la letra de la canción habla por si sola.




When we grew up and went to
school.
There were certain teachers
who would.
Hurt the children anyway they
could.
By pouring their derision.
Upon anything we did.
And exposing every
weaknes.
However carefully
hidden by the kids.
But in the town it
was well known
when they got home
at night,
their fat and psycopathic
wives would thrash them.
Within inches of their lives
Cuando crecimos y fuimos a la
escuela
había algunos profesores
que habrían hecho cuanto fuese
posible para herir a los niños
derramando su burla sobre
cualquier cosa que hacíamos
y sacando a relucir todas
sus debilidades
por más cuidadosamente
que los chicos
las ocultasen.
Pero todo el mundo
sabía en la ciudad
que cuando llegaban a casa
por la noche
sus gordas y psicópatas
esposas les zurraban
casi hasta matarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario